datoanuncios.orgRegion MetropolitanaSantiagonatacion / Martes 16 de Junio del a�o 2009 / 2:15 Horas.
Posición del cuerpo
En todos los estilos de natación las posiciones del cuerpo...

Subscribe in a reader

Posición del cuerpo:

En todos los estilos de natación las posiciones del cuerpo han de ser lo más hidrodinámicas posibles. Esto significa que, cuando nadamos, nuestro cuerpo ha de estar en una postura de tal forma que el agua nos frene lo menos posible, o dicho de otra forma, que nuestro cuerpo ofrezca la menor resistencia posible al agua. Para hacerte una buena idea de lo que significa la resistencia piensa cuando sacas una mano fuera de un coche en marcha, si la pones en vertical el aire la empuja hacia atrás, por el contrario si la pones en horizontal ofrece menos resistencia al aire. En natación es lo mismo.

El hecho de que cada dí­a se vayan mejorando las marcas mundiales de los nadadores se atribuye más a la disminución de la resistencia creada por los nadadores que al aumento de la propulsión hacia adelante. Sin embargo, no cabe la menor duda que la técnica mejora dí­a a dí­a.

Para alcanzar una mejor posición corporal y por lo tanto lograr una menor resistencia hay que tener en cuenta tres conceptos: la alineación horizontal, la alineación lateral y el giro del cuerpo.

La alineación horizontal del cuerpo consiste en una posición lo suficientemente horizontal o plana como para que nos permita mover los pies de forma efectiva a una cierta profundidad en el agua y la resistencia que ofrece nuestro cuerpo al agua sea lo más pequeña posible (fig. 1, derecha). Por el contrario, si dejamos que nuestros pies y piernas se hundan demasiado, aumentará la resistencia al avance (fig.1, izquierda). Igualmente ocurrirá si levantamos demasiado la cabeza y los hombros.
Observa cómo actúa la resistencia cuando nuestra posición es menos horizontal.



fig. 1

La alineación lateral del cuerpo son las fluctuaciones que hace nuestro cuerpo como consecuencia del movimiento alternativo de nuestro brazos. Cuando el nadador da una brazada con el brazo derecho su cuerpo tiende a irse hacia la izquierda y cuando lo hace con el izquierdo su cuerpo se va hacia la derecha. Si tenemos en cuenta que primero es el brazo derecho e inmediatamente después el izquierdo el efecto que se produce será un continuo zigzag lateral del cuerpo. Estas oscilaciones laterales se hacen más evidentes si observamos al nadador desde cierta altura.
Pues bien, este "culebrear" hace que la resistencia al agua aumente de forma considerable y por lo tanto se pretende que la alineación lateral sea lo más recta posible.
Uno de los factores que puede corregir la alineación lateral del cuerpo es el giro del cuerpo y el movimiento de brazos, especialmente en la fase de recobro o recuperación.

El giro, rolido o rotación del cuerpo a través del eje longitudinal es una constante en el movimiento de los nadadores del crol.
Según E. W. Maglischo, los nadadores practican un giro insuficiente y considera que la rotación debe ser de, al menos, 45 grados sobre cada lado a partir de la posición prono (fig. 3). Generalmente los nadadores giran más hacia el lado que respiran.
Las consecuencias de no realizar un correcto giro del cuerpo son varias:
  • Una mala alineación lateral con la consiguiente pérdida de velocidad ya explicada.
  • Una inadecuada recuperación de los brazos, ya que los brazos deben girar lo suficiente para que los hombros sobresalgan del agua, hasta que la mano haya entrado en el agua.
  • Una ineficaz respiración ya que no se tomarí­a de forma adecuada el aire.
  • Una tracción también insuficiente ya que ésta debe ser profunda.
  • Una mayor resistencia al avance al ser mayor la superficie en contacto con el agua (fig. 2).
fig. 2 fig. 3


La coordinación:

Cuando hablamos de coordinación de un estilo natatorio nos estamos refiriendo a la forma de coordinar los movimientos del cuerpo para que, además de alcanzar la máxima velocidad con la menor resistencia, la fatiga aparezca lo más tarde posible, es decir, coordinar el movimiento de ambos brazos, coordinar el movimiento de los brazos con la respiración y coordinar el movimiento de brazos y pies.



fig. 4


Veamos ahora más detenidamente los movimientos:

Vista lateral
Descripción
A medida que la mano derecha entra en el agua a la altura del hombro, con la palma mirando hacia abajo, el brazo que tracciona ha realizado la mitad de su recorrido. El aire es exhalado por la boca y la nariz en un firme reguero, que demuestran un rí­tmico compás de respiración.

La impulsión hacia abajo causada por la mano durante la recuperación hace que la mano derecha se hunda para su ataque. El brazo que tracciona continúa su tracción hacia atrás con la palma todaví­a mirando atrás.

La mano derecha continúa moviéndose lentamente hacia abajo a medida que la mano que tracciona empieza a retroceder a la lí­nea del centro del cuerpo.

Los músculos depresores del brazo empiezan ahora a contraerse vivamente e impulsan hacia abajo el brazo derecho.

El brazo izquierdo casi ha completado su tracción, y el nadador aplica ahora su fuerza a ambas manos. La fuerza de la mano derecha todaví­a no se dirige suficientemente hacia atrás, en forma que pueda contribuir a la propulsión hacia delante del cuerpo.

A medida que el brazo izquierdo termina su tracción, la pierna izquierda impele vigorosamente hacia bajo. Esta acción anula el efecto que sobre las caderas produce el movimiento hacia arriba de los brazos.